Liberan a un etarra enfermo en Valencia mientras Zaplana sigue en prisión

La Audiencia Nacional ha suspendido la condena al etarra Asier Aginako por su enfermedad. Aginako fue detenido el 17 de junio de 2004 en una vivienda de Coulaines (Francia) en el marco de una operación que permitió desmantelar también otros dos pisos francos de la banda terrorista en Limoges y Angers. En 2012, el juez de la Audiencia Nacional, Pablo Ruz, ordenaba si ingreso en prisión. El etarra había sido entregado por Francia, y se le imputó un delito de colaboración con ETA y otro de tenencia de explosivos en relación con un coche que intervino la Policía en la carretera que une Bilbao con Galdacano.

El terrorista abandona ayer de la cárcel de Valencia por su “enfermedad”, mientras cumplía una condena de 8 años. Aginako debía permanecer en prisión hasta el 2020, ya que ingresó el 23 de febrero de 2012. Los abogados del recluso habían pedido la suspensión de la condena para que Aginako reciba “el tratamiento médico que requiere en las mejores condiciones y con las garantías necesarias”.

El caso contrasta con la situación de Eduardo Zaplana, que padece leucemia y que continúa en prisión preventiva. Zaplana fue detenido el 22 de mayo de 2018 en el marco de la Operación Erial y desde entonces se encuentra en prisión provisional. Padece una leucemia muy grave. A pesar de su deteriorado estado de salud y de las sucesivas peticiones de su defensa por sustituir la cárcel por un arresto domiciliario, la titular del Juzgado de Instrucción nº 8 de Valencia, Isabel Rodríguez, mantiene su encarcelamiento.

Hasta el momento, la Fiscalía tampoco ha solicitado modificar su situación de privación de libertad y la Audiencia Provincial de Valencia ha ratificado la decisión de mantener encarcelado a Zaplana en el centro penitenciario de Picassent. Actualmente, es tratado en el Hospital la Fe de Valencia donde fue trasladado debido al empeoramiento de su salud. Ha recuperado algo de peso, sin embargo, en cualquier momento podría ordenarse su vuelta a prisión y su salud volvería a resentirse.

El secretario general del PP, Teodoro García Egea, se refería en su Twitter a la suspensión de la pena del etarra y a la situación de Zaplana :”Un asesino juzgado y condenado puede salir de la cárcel por enfermedad grave. Una persona como Zaplana, que no ha sido ni juzgada, todavía sigue en prisión con una enfermedad grave. Por humanidad, Zaplana debería poder ser cuidado y tratado en casa”.

El artículo 508 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, Lecrim señala que “el juez o tribunal podrá acordar que la medida de prisión provisional del investigado o encausado se verifique en su domicilio, con las medidas de vigilancia que resulten necesarias, cuando por razón de enfermedad el internamiento entrañe grave peligro para su salud. El juez o tribunal podrá autorizar que el investigado o encausado salga de su domicilio durante las horas necesarias para el tratamiento de su enfermedad, siempre con la vigilancia precisa”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
Facebook
Google+
Google+
https://enpunt.es/liberan-a-un-etarra-enfermo-en-valencia-mientras-zaplana-sigue-en-prision
YouTube
YouTube
Instagram